Vicisitudes de un dragón en la modernidad, Algunos primeros dias

Hace unos días el dragón comenzó a caminar… todavía no se que nombre ponerle, se me ocurre Grovi pero no va con él, busco algo mejor o que lo identifique mejor.

Los primeros días fueron difíciles, requería mucha atención, si bien tiene dientes (y filosos) no puede masticar bien, por lo que tuve que darle de comer como a un bebe casi. Me sentaba en el piso, ponía pedazitos de carne en mi mano y la acercaba a su boca. Después de comer le daban ganas de dormir y lo llevaba conmigo a la pc, se quedaba durmiendo en mi regazo mientras trabajaba.

Ya no puedo hacer eso, creció bastante y tiene mejor definido su cuerpo, las alas ahora son realmente alas y ya no tengo que darle de comer con tanto cuidado.

Hace unos días lanzo fuego… wiiii, pero casi me quema la cama. Estoy enseñándole de a poco a controlar su fuego, es difícil. Estamos practicando con la maleza que crece en el patio de mi casa, por ahora va bien, pero cuando duerme a veces larga fuego sin querer, creo que debe estar teniendo pesadillas.

Lo saco a la calle a diario, se acostumbro a hacer sus necesidades de dragón afuera, mis vecinos me miran algo raro, creo que debe ser por que lo paseo sin cadena. Los perros se le acercan y lo olfatean, pero luego se van y no regresan más, es triste que no tenga compañeritos para jugar un rato. Anoche un perro lo quiso atacar y el dragón le quemo la cola, fue todo un lío, el perro salio corriendo muy asustado y el dragón lo perseguía. Cuando pude agarrar al dragón, lo regañe y lo entre a la casa, estuvo toda la noche triste y apenado, creo que aprendió la lección.

Parodia de uno de los primeros paseos

A partir de hoy le daré un uso a su fuego, le enseñare a calentar el agua para el mate, espero que no queme alguna pava o alguna parte de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *