El gato apostado en la heladera

Hace unos 5 dí­as mi abuela (por decisión de ella) fue a parar a un Geriátrico. Ella tenia un caniche mediano como compañero de todos los dí­as, y dicho caniche llamado Fido (Mi hermano le puso ese nombre tan feo) vino a vivir con nosotros.

En mi casa, hace como 3 años, mi señora madre adopto a un gato de la calle, luego de muchas deliberaciones el gato se pasó a llamar Pokemon, cariñosamente Poke, y como es un gato callejero no se lleva bien con los perros.

¿Se imaginan lo que sucedió en mi casa no? El Fido, acostumbrado a estar con gatos, quiere jugar con el Poke, mientras que el Poke, acostumbrado a matar perros, quiere NO jugar con el Fido.

Continúa leyendo El gato apostado en la heladera