Historia de dos I

Dejamé en paz! —Grito Sebastián cerrando la puerta de su habitación, terminando de manera abrupta una discusión que nunca existió.

Daiana agacho la cabeza y fue a la mesa a terminar penosamente el desayuno, un café con tostadas la esperaba. En frente de ella el otro café se enfría lentamente. Miró el lugar vacío y su cara se lleno de preocupación.

— ¿Por qué se aleja cada vez que intento acercarme? —Pensó Daiana.

Suspiro y termino amargamente el desayuno, a diferencia de él, debía trabajar.

Continúa leyendo Historia de dos I