La flor y el terricola

Hola, soy una flor, no recuerdo ya mi especie, hace tiempo que vengo transitando un camino errante y niego mi pasado.

Estoy en un pequeño planeta, solo, o por lo menos así estoy ahora, antes había otras flores como yo, pero de a poco las fui alejando de mi y ahora tengo todo el pequeño planeta para mi.

La verdad es que estoy triste, y me siento solo. Me comunico con otras flores que están en sus planetas, dentro de mi soledad son un alivio, pero… la verdad es que les tengo un poco de envidia, ellas no están solas en sus planetas, siempre tienen otras flores a su alrededor.

Hace tiempo tuve una compañía, un terrícola visito mi pequeño planeta.

Continúa leyendo La flor y el terricola

Rebuilding my Life 1.0: I am (not) alone

Hoy sucedió un echo que me dejo pensando, una curiosidad me asalto, y sabia que satisfacerla iba a traer consecuencias negativas, sea cual sea esa curiosidad.

Una sensación de… soledad, abandono… amor perdido me asalto…. otra vez.

Rosa negraLo mas importante que veo ahora es el “otra vez”, otra vez estoy depositando eso que esta tan magullado y destrozado en mi, en la persona equivocada, y si, otra vez. Tal vez pienso que el echo de depositar mi esperanza en la persona equivocada, mágicamente hará que la persona se de cuenta de todo lo bonito del mundo y pase a ser la persona correcto…. pero no funciona así, y siempre que lo hice me fue para el carajo.

Continúa leyendo Rebuilding my Life 1.0: I am (not) alone

Fuego de noche, cenizas de dí­a

Con un solo beso me hubiese alcanzado. Conocer el sabor de tus labios, saborearlos. Sentir tu lengua dentro de mi boca recorriendo suavemente cada rincón. Introducir mi lengua dentro de tu boca, degustarla, recorrerla sutilmente sin apuro. Un beso eterno. Los dos abrazados bien fuertes, sintiendo tus senos sobre mi pecho, mi sexo erguiéndose comenzando a rozar el tuyo. Las manos deslizándose por la espalda, apretando suavemente algunos músculos y tomando firmemente la nuca del otro para perpetuar el beso y hacerlo más fuerte. Abrazados en no importa donde.

En ese beso dejo mi corazón, un sentimiento de tranquilidad me invade, placer, paz. Cada contacto de alguna parte de tu cuerpo es sentido por todos mis sentimientos y emociones. Una inmensa alegría, seguridad, amor me llena completamente cada segundo que estoy entre tus brazos, besándonos.

Si el mundo se acabase ahora y nosotros junto con él, no me importarí­a, no habrí­a momento más significante en mi vida luego de este.

Continúa leyendo Fuego de noche, cenizas de dí­a