Mi estancia en una secta

La gente sueña, es un hecho. Según la psicología los sueños y los errores en el discurso son importantísimos para entendernos. Recuerdo pocos de los sueños que tengo, este que tienen aquí abajo es el mas bizarro, sexual, retorcido y pervertido que tuve.

Estaba en capital federal (aka buenos aires), un día normal, paseando por las galerías de un cómic store, mirando rompecabezas o cuadros. Me encuentro con alguien muy similar a July, en un momento quedo de espaldas a esta persona, ella me abraza y con sus manos comienza a tocarme la entrepierna… ahora comprenden porque no puede ser July. Por un segundo quede muy sorprendido, al segundo siguiente me doy vuelta para confirmar quien era y continuar con lo que ella había empezado. Cuando hago eso, ella comienza a escapar de mi y la sigo.

Siguiéndola llego a un lugar, a una plaza mas precisamente. Ella ya no estaba, pero ahí estaba un grupito de personas bastante tranquilas y me senté con ellas. Ahí comenzó mi estancia de una semana en una secta.

No se/recuerdo el nombre del grupo, tampoco si eran algo muy creyente algún dios o entidad paranormal pero estoy seguro de que tenían sus costumbres muy extrañas.

Los integrantes estaban sentados, todos estaban en parejas menos quien oficiaba lo que estaba por comenzar y una chica. Estando sentada no se podía apreciar mucho de su cuerpo pero se veía claramente que era joven, con poquitos kilos de mas y con el cabello teñido de un color rojizo.

La chica con el cabello teñido

La ¿misa? comienza y de a poco todos pasamos a entrar en un transe extraño, en un momento quien oficiaba eso empieza a desnudarse y luego se acuesta en el medio de todas las personas. Las demás personas que estaban en pareja comenzaron a besarse bastante animosamente, ignorando el hecho de que estaban en un lugar publico. La chica que estaba sola me mira, me dice algo que no recuerdo bien ahora pero era algo como “no puedo estar con las demás parejas, quedaría mal”, se acerca a la persona que estaba acostaba y comienza a masturbarlo. La chica me seguía mirando, cosa que me impulso a ir hacia ella y besarla, fue un beso muy brusco y pasional, todavía recuerdo como su lengua hurgaba dentro de mi boca y la sensación de la textura de su lengua, mis manos comenzaron a tocar todo su cuerpo, seguidas por el impulso de su lengua.

Pasado unos instantes todo termina, las parejas comienzan a irse, la chica se levanta y me dice algo como que otro día continuamos.

No recuerdo si fue ella, o la persona que estaba acostada, pero me dan un celular algo extraño. En la pantalla se veía un paisaje nevado y a una mujer escapando de alguien, me dicen que la ayude con el celular.

Debajo de la pantalla tenia botón rueda tipo ipod, con el cual (no se como) apuntaba para poder disparar. Le apunto a la persona que estaba persiguiendo a la mujer y luego de varios intentos puedo acertarle. Cuando cae muerta o desmayada, la mujer me dice “por fin, casi me mata”

Me felicitan por haber salvado a la mujer y me regalan el celular. Me dan una pastilla que me obligan a tomar y los acompaño no recuerdo donde.

Al otro día regreso a ese lugar, y empiezo a investigar el celular, aparentemente lanzaba una especie de clavos a donde yo apunte, el largo del clavo dependía de la intensidad con que presione el botón

Otro día que fui, recuerdo haber paseado con esta chica por la galería donde había rompecabezas y cuadros, con la esperanza de encontrar a esa persona parecida a July. Fueron días interesantes, rodeado de gadgets extraños, y situaciones de sexo explicito y grupal.

El último día estaba en capital, paso a buscar a July y Fernanda por un café y luego voy a la “sede” por un breve tiempo. El breve tiempo no fue tan breve como supuse y me olvide completamente de que July y Fernanda me estaban esperando. Al salir me dan un papel, era una cuenta de las pastillas que me daban y algo mas. Enojado por tener que pagar eso, devuelvo todo y me marcho al auto, donde me esperaban para volver a casa.

Foto por photodmia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *