Detrás de la “high society”

Como algunos saben soy Barman, oficio que comencé por gustos personales y que termino en ser un trabajo extra para relajarme de mi trabajo habitual. Estar en este oficio me llevo a otro oficio que hago también para relajarme, mozo de eventos.

Trabajando tanto como Barman o mozo, uno se acostumbra a estar en eventos sociales que por lo general son casamientos y o cumpleaños. Siempre que llego soy nuevo en ese ambiente, la gente siempre rota también por lo que es frecuente que uno conozca al resto de grupo de trabajo el mismo día y luego no los vea nunca mas.

Lo curioso es lo que se ve en esos eventos, pero mucho mas curioso mas curioso es lo que no se ve, y lo realmente curioso es el contraste de todo.

En una punta tenemos el salón de fiesta y las personas que están allí, todas vestidas de gala para la ocasión, todo el lugar con una pulcritud y elegancia excelente. Los mozos y barman están vestidos acorde al evento y todo esta perfecto. Los invitados no verán mas que eso, y tampoco les importa conocer mucho, están ahí para divertirse, no pagaron y lo único que harán sera comer, tomar, aplaudir en los momentos que se pida eso y después bailar e irse a su casa a dormir.

Detrás de todo eso están los mozos y cocineros… y aquí esta lo escabroso del asunto. Uno puede pensar que la misma calidad de servicio ofrecida en el salón de fiesta esta también en la cocina, y no suele ser así.

En mis tiempo de mozo/barman he visto que se fume dentro de la cocina, que los mozos/ayudantes de cocina tomen las clásicas papa noisette, que están dentro de una caja de cartón, con las manos y la dejan en el plato del comensal, y demás etc similares. Todo eso se sirve y luego sale con una presentación impecable a la meza que le toque.

Una vez que los invitados comen, el plato regresa, y acá viene lo que mas me pone los pelos de punta.

Muchos platos regresan con la comida intacta, y esos platos se botan a la basura. Creo que todos en algún momento de nuestras vidas pasamos necesidades, y para mucha gente eso es frecuente, me pone de mal humor ver eso. Platos enteros de comida directo a la basura.

También he visto como la gente que esta detrás de esos eventos se lleva “souvenirs” a sus casas, restos de comida que sobraron por lo general, y como también engañan al cliente cobrando por servicios o productos que no se terminan brindando.

Todo esto suele ocurrir con frecuencia y en los lugares menos sospechados con los empleados menos probable, si están por contratar algún servicio de estos, tengan mucho cuidado, mientras tanto seguiré llenando su copa con la bebida que desee.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *