Desayuno en McDonald

Me encuentro en un McDonald, son casi las 10:00am y el panorama es desalentador. En la mesa de al lado hay una “familia normal”, o eso parece.

Esta Ramón, alguien obeso de piel oscura y algunos tatuajes, algo mal vestido. Esta otro que esta callado haciendo un autodefinido de una revista, antes estaba con un “busca las 10 diferencias”, usa una camiseta de futbol y pantalón de jogging. Hay otro que está bien vestido, pantalón de vestir negro, camisa negra (pero la usa fuera del pantalón) y corbata gris.

Hay una mujer, Patricia, dentro de todo parece más normal, quiere escribir algo y Ramón la disminuye con palabras como “¿Qué te haces la intelectual vo’ escribiendo esos garabatos en tu papel?”, Ramón constantemente la disminuye cada vez que ella intenta hacer algo.

Con ellos hay una nena de unos 5 o 6 años… asumo que es hija de Patricia, pero no se quién es el padre, ahora está jugando con una de las pc del local, al lado esta Ramón jugando en juegosdiarios.com.

Al parecer son habitué del local, conocen a los canillitas que entran y a la “fauna” que suele rodear al local. Bajo esta escena o panorama hubo algo que me llamo la atención.

El señor de traje estaba viendo un diario, de esos gratis que dejan para los clientes. La noticia trata sobre un hombre que se cayó desde un árbol, la caída fue de unos 10 metros y murió en el acto. Se había subido allí para ver un partido de futbol, el comentario que desato todo esto fue:

—¿Se murió?

—Claro, se hizo mierda.

—Eso por querer ver un partido feo, Deportivo Merlo con no se quien…

Debo reconocer que los Argentinos somos pasionales con el futbol, incluso a ese extremo, pero “por querer ver un partido feo” me dejo helado. Si hubiese sido un Boca-River o la selección (que es imposible de espiar haciendo eso) el comentario hubiera sido “por querer ver un buen partido”, dando lugar a que vale la pena arriesgar la vida por ver un partido. Pero nunca escucharan “por querer ver un partido” ya que por una pasión está bien entregar la vida, aunque solo podamos ser espectadores en esa pasión.

Un comentario en “Desayuno en McDonald”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *