Como matar a un Lemming

Algunos de ustedes tal ves no conozcan lo que es un Lemming, por eso haremos un breve comentario. Un Lemming, es un bichito que aparece en ciertos juegos de video, son una raza que debido a su superpoblación buscan y desean suicidarse para así reducir su población, la misión del jugador reside en salvarlos, pero eso no nos interesa. Ahora que sabemos lo que es un Lemming, seguiremos con la explicación.

Como les explique, los Lemming desean morir, a simple vista pareciera ser que la misión del SAP (sangriento asesino psicópata) es generarle la muerte a esas adorables criaturitas. Si piensas eso, estas equivocado, la misión del SAP es efectivamente matar, pero cualquier SAP que se jacte de serlo nunca tendrá el sencillo propósito de matar, siempre debe haber algo mas que lo motive a matar. Por ende el SAP siempre deberá tener como mínimo UN móvil que NO sea MATAR.

Tomemos como ejemplo a varios SAP ficticios y reales:

  • JASON: Es una persona que busca educar a los jóvenes para que lleguen vírgenes al casamiento.
  • FREDY KRUGER: Es una persona que busca venganza por un montón de injusticias que sufrió.
  • JACK EL DESTRIPADOR: Es una persona que colecciona partes de cuerpos femeninos.
  • GEORGE BUSH: Es una persona que busca llenarse los bolsillos con mas dinero del que precisa.

Como pueden ver y observar en los planes de ellos no figura matar a alguien, por lo que se deduce que lo que cualquiera ve como el resultado del SAP (la muerte de alguien) no es otra cosa que un efecto secundario y hasta en algunos casos accidental. Todo esto se debe que en la mente de todos los SAP hay una premisa que debe cumplirse al pie de la letra, y es la siguiente: “El fin justifica los medios, y mientras mas drásticos sean los medios mejor”.

Con todo esto estamos en posición de afirmar que la misión del SAP frente a los Lemming, no es matarlos, sino que la misión del SAP es ayudar a los Lemming a cumplir sus deseos. Como pueden apreciar, en este caso, el SAP es una persona amable y caritativa.

Ahora que entendemos el verdadero móvil del SAP frente a esas simpáticas criaturitas nos plantearemos una simple pregunta. Nosotros, a la hora de ayudar a alguien, ¿cómo lo hacemos?. La respuesta es una: “De la mejor manera posible, poniendo todo nuestro empeño y mayor fuerza de voluntad”. ¿Entendieron la idea?, voy a explicárselas:

  1. Los Lemming desean morir.
  2. El SAP se encargara ayudarlos.
  3. El SAP los ayudara de la mejor manera posible.

Parece que van entendiendo la idea, ¿no?. Con clavarle un cuchillo en el medio de la frente a un Lemming, efectivamente lo estamos ayudando, pero con eso no basta, por que simplemente seriamos unos asesinos, ¿y donde esta lo sangriento y lo psicópata?. En definitiva, no estaríamos ayudando con todo nuestro empeño. Debemos ser creativos a la hora de ayudar, aprovechando todo lo que tenemos a mano y aprovechando al máximo a quien debemos ayudar. Lo que deberíamos hacer es usar nuestro cuchillo para sacarle todas las tripas al desesperado Lemming, una vez que hacemos eso debemos usar esas tripas para ahorcar el cuerpo del Lemming muerto, con todo eso estamos realmente ayudando al desgraciado Lemming, ahí si que seriamos unos verdaderos SAP.

Espero que hayan aprendido algo de este bonito ejemplo, y ya saben, “El fin justifica los medios, y mientras mas drásticos sean los medios mejor”.

Dientuki

Ayudante del Dr. Hyde, agradece a Gomita una vez mas por las laminas para la clase.

Aces spaces

La alarma sonó inesperadamente en el medio de su descanso, al escucharla automáticamente salio de su litera y se cambio la ropa apresuradamente.

Era la sirena de un ataque, fue lo primero que le enseñaron en la academia, a reconocer las sirenas y a saber que hacer con cada una.

Fuera de su cuarto todo era un alboroto ordenado. Los compañeros salían de sus cuartos y todos se dirigían hacia el mismo lugar… los hangares. No tardo en unirseles.

Su hangar es un lugar enorme, en él entran todos los aviones de 2 escuadrones, por lo que salir a la pista de despegue es un completo caos. Caos que esta a cargo de unos pocos controladores de vuelo.

En cada avión van 2 personas, el piloto y el armamentista.

Los controladores de trafico que están en la pista deben tener ojos hasta en la espalda, si se descuidan uno de los enormes aviones puede pasar a mas de 200km/h sobre ellos, no se pueden confiar de su oido, ya que el ruido de las turbinas tapa todos los sonidos de la pista.

Cuando llego a su avión su compañera acababa de subir y se estaba acomodando en su asiento. No intercambiaron mucha charla social, ambos se limitaban a su tarea y despegar lo antes posible.

Continúa leyendo Aces spaces

La presa

El cazador deja el cebo en el piso y continúa su camino. Lleva un rifle cargado con un dardo tranquilizante y una escopeta en la espada, hay ciertas ocasiones en las cuales hay que matar a la presa para no pasar a ser la presa. Calza unas gruesas botas que tapan los tobillos, pantalones abrigados con muchos bolsillos y una chaqueta con muchos más bolsillos, lleva desde una radio hasta un cuchillo, pasando por medicamentos y municiones. Usa bigotes y tiene barba de un par de días, en su cara hay una muy clara expresión de seriedad y en sus ojos siempre hay un brillo especial que lo delata como un asesino.

Deja otro cebo y continúa hasta el campamento. Allí se encuentra con su ayudante, un nativo del pueblo que conoce muy bien la zona. Se sentó a revisar todo el equipo mientras espera, deseando, que su presa muerda los cebos.

Esta vez su presa era lo que los nativos consideraban un demonio, pero él creía que tendría el agrado de cazar a una pantera negra salvaje y feroz. El cebo consistía en algún animal muerto de la zona, uno de los tantos que la pantera acostumbraba comer, a diferencia de los demás animales, la dieta de la pantera consistía tanto de carne viva como muerta y a cualquier hora del día.

Los grandes propietarios del pueblo se indignaron cuando descubrieron que algo estaba matando a su ganado. Los nativos acusaban a este demonio y ninguno se animaba a hacer algo, fue cuando decidieron llamar al cazador para que atrapase al demonio.

Hacia una semana que estaba en el bosque cerca del pueblo y no tenia ningún rastro del demonio, en el pueblo no ataco ningún ganado y en el bosque no mordía ningún cebo… hasta hoy.

Continúa leyendo La presa