Seguridad Aérea

Ayer volví de Perú a Argentina. Había comprado el pasaje en la aerolínea Ghol, pero durante mi estadía en Perú esta aerolínea no realizo mas viajes a Lima, por lo que combino el vuelo con otra aerolínea para poder cumplir con sus pasajeros (de entre ellos, yo).

La aerolínea con la que combino fue Lan. Nunca había tenido el agrado de viajar en esa aerolínea y la verdad es que es bastante cómoda y bueno, pero sus precios son algo altos. Para ser sincero, en un viaje de 4 o 5 horas, no me importan muchas comodidades, solamente llegar.

Continúa leyendo Seguridad Aérea

Dientuki viaja a Lima, Perú

Admito que este post lo estoy escribiendo “algo” tarde. Actualmente faltan 15 días para mi regreso a Argentina, de mi viaje a Perú por 3 meses… -.-‘ por algo puse las comillas.

Mi última semana en Argentina fue algo… caótica, pero para variar, mi ultimo viernes fue mas caótico aun.

Me levante temprano, no recuerdo bien exactamente que hice a la mañana. Recuerdo que me levante y fui al centro a hacer varios tramites, principalmente todo referente al papeleo de mi moto. Deje todos los papeles a un amigo, tranquilamente que la podía vender por $2 y no darme ni 10 centavos que yo no iba a poder hacer nada (legalmente hablando). Hacer papeles en Argentina es algo espantoso, así que toda la mañana sufrí haciendo eso.

Al mediodía me cocine algo, mas tarde limpie un poco mi casa y luego empecé a ver como carajos me iba a ir al aeropuerto, tenia el pasaje de avión pago pero no tenia dinero para ir al aeropuerto, menos aun para comprar algo para llevar. Llamando a uno, a otro, hablando con algunas personas, obtengo el dinero de la persona que menos esperaba, mi viejo; últimamente había estado medio peleado con él y con mi hermano, en lo personal todavía tengo hermano legalmente hablando.

Continúa leyendo Dientuki viaja a Lima, Perú

Historias de hostales peruanos

Desde el domingo tengo el agrado de estar alojándome en un hostal, para los que desconocen que es, es algo así como un Hotel pero de baja calidad, actualmente en el que estoy tiene ¡2 estrellas! o por lo menos esas son las estrellas que tienen en el llavero; en lo personal creo que apenas alcanza una estrella.

En fin, mi historia es de hostales, y no quiero desviarme de eso.

El domingo llego al hostal con todas mis cosas, me registro y como no tenia dinero para pagar me retienen el pasaporte. Me pareció algo justo entonces acepte, tampoco iba a continuar caminando con todas mis cosas por todo Perú buscando precio.

Subo a mi cuarto, 403 (recuerden ese numero por favor, jueguenle mañana o mas tarde y si ganan bien por ustedes)… un cuarto que no era gran cosa, una cama (con colchón y sabanas), una mesa de luz y… nada mas, solo eso; tampoco tiene baño, debía usar uno compartido, pero soy hombre carajo, hago de parado y no necesito nada más. Dejo mis cosas sin preocuparme mucho por ordenarlas, conecto a Grimlock (que por suerte el medico-brujo-cirujano-carnicero y sus secuaces repararon) y no hay wifi para robar, maldición. Tomo la almohada y la apoyo contra la pared, dejo mi abrigo en el piso y ya tenia una improvisada silla para trabajar con Grimlock.

Continúa leyendo Historias de hostales peruanos

La cena hipócrita o las relaciones humanas

Luis va caminando tomado de la mano de Lizbeth. Ambos se están haciendo un resumen de lo acontecido durante el día, las cosas interesantes ocurridas en el trabajo, lo novedoso del día, lo que se hablo durante el almuerzo. Hace varios años que son novios, pero él todavía no se anima a dar el siguiente paso mientras que ella esta ansiosa por hacerlo.

 

Mariana esta sentada en el bus, mira su reloj impaciente mientras se lamenta por llegar otra vez tarde. Rodolfo la esta esperando en la esquina del restaurant, mira su reloj y da 15 pasadas las 8. La costumbre de Mariana no es llegar a tiempo, y como la conoce ya no se hace problema… el hombre es animal de costumbre y se termino acostumbrando a esperarla unos minutos.

Rodolfo a lo lejos ve un bus, con esperanza de que sea ese bus. Ella trabaja lejos del restaurant y se suelen ver poco durante la semana. El bus llega, y ella baja apurada buscándolo. Él como siempre esta en otro lugar, esperando que ella llegue para ir hacia ella. Mariana lo busca, hasta que lo ve, y ve como su cara comienza a adquirir una sonrisa.

Continúa leyendo La cena hipócrita o las relaciones humanas