Dientuki viaja en avión

Admito que este post lo estoy escribiendo tarde.

Ahora son las 20:38hs en Lima, Perú. Estoy en el famoso inimovil yendo a buscar a Mx, una de las mas misteriosamente famosas clabbers, no hay fotografías publicas de ella (aunque admito que hace tiempo vi una en un fotolog) y todo lo que sea su vida privada es un misterio publico.

Pero sobre ella no es mi post, mi post es sobre salir de mi fucking país.

Por primera vez, el motivo de mi desplazamiento no era una mujer. Así de fuerte comienza todo.

Por primera vez, el motivo de mi desplazamiento no era una mujer. Lo vuelvo a repetir mierda. Chistes sobre Eldervaz aparte por favor.

Mi corazón si bien no esta sano, esta limpio, y para mi fue un gran placer viajar sin pensar en la persona que me estaba esperando en el aeropuerto. Mirar por la ventanilla del avión era un placer, a pesar de que ver nubes desde esas alturas es tan divertido como ver hibernar un oso polar.

Disfrute mucho mi primer viaje en avión, fue una experiencia bastante linda. Es como montar una montaña rusa, pero sin tanta brusquedad.

Continúa leyendo Dientuki viaja en avión

Historia de dos IV

EDaiana Funerall despertador sonó, y siguió sonando mucho tiempo, hasta que se apago solo. Sebastián escucho los últimos ruidos por casualidad y logro levantarse. Preparo todo el desayuno y para despertar a Daiana, tuvo que insistir un rato. Desayunaron casi sin hablar, al final Sebastián trato de hablar algo.

— ¿Estas segura de querer ir?

Daiana agacho penosamente la cabeza, le costaba afirmarlo.

— Debo.

Sebastián acomodo todo rápido y los dos salieron. Daiana hoy no iría a trabajar.
Continúa leyendo Historia de dos IV

Historia de dos III

¡Sebastián, el desayuno esta listo!

— Está bien… cuando me levante voy… ¡decile que no se enfríe!

Daiana estallo de ira. Fue a la cocina y llenó una jarra con agua. Abrió la puerta del cuarto de Sebastián y le arrojó todo el contenido de la jarra.

— Te me levantas ahora y no me tomas más el pelo.

Sebastián no entendía absolutamente nada. Luego de que Daiana se fue cerrando bruscamente la puerta, se levantó y trató de apresurarse en secarse con las sabanas. Se cambió las ropas mojadas por unas secas y fue a tomar el desayuno.

— ¿Puedo saber qué te hice ahora?

No recibió respuesta

— Ahora tengo la excusa perfecta para cambiar las sábanas, hacía dos semanas que no lo hacía.

Daiana lo fulminó con la mirada y comprendió que debía callar un buen rato.

Continúa leyendo Historia de dos III

Historia de dos II

El despertador sonó temprano, se preparó el desayuno y luego estudió. Después del almuerzo siguió estudiando hasta que fue otra vez a la facultad. Para sorpresa de él, Daiana se encontraba sola en el buffet, callada y revolviendo sin ganas un café. Siguió sin saludarla y ella no lo vio.

Las clases pasaron y le sorprendió no encontrarla en el buffet a la hora del recreo, no le dio mucha importancia y cuando las clases terminaron partió hacia la casa pensando qué se prepararía de comer esta vez. Cuando abrió la puerta de la casa, un fuerte aroma a comida recién hecha lo sorprendió.

– Sebastián llegaste justo para la cena.

Continúa leyendo Historia de dos II

Historia de dos I

Dejamé en paz! —Grito Sebastián cerrando la puerta de su habitación, terminando de manera abrupta una discusión que nunca existió.

Daiana agacho la cabeza y fue a la mesa a terminar penosamente el desayuno, un café con tostadas la esperaba. En frente de ella el otro café se enfría lentamente. Miró el lugar vacío y su cara se lleno de preocupación.

— ¿Por qué se aleja cada vez que intento acercarme? —Pensó Daiana.

Suspiro y termino amargamente el desayuno, a diferencia de él, debía trabajar.

Continúa leyendo Historia de dos I